China, voluntad sin victoria

La selección de China no se clasificó para la final de la China Cup al perder por 0-2 contra Islandia. Pese a la derrota y la inexperiencia internacional de sus jugadores, los de Lippi plantaron realizaron un notable encuentro que finalmente se decantó por la lógica.

La ciudad china de Nanning recibía el primer partido de la historia de la China Cup, las primeras semifinales del torneo que enfrentaban a la selección local, China, contra Islandia. Un ambiente húmedo y gélido iba a acompañar durante todo en encuentro tanto a los jugadores como los aficionados, que pese ello, no pararon de animar a su selección nacional.

Marcello Lippi presentó una lista de convocados con infinidad de novedades, ya que un total de diecisiete jugadores se estrenaban en una convocatoria de la absoluta. Pese al infortunio de las fechas escogidas y no poder contar con sus jugadores habituales, el veterano técnico italiano armó un combinado muy equilibrado, con mínimos líderes para aportar su experiencia y jóvenes con ganas de demostrar su talento.

China dominó el balón durante todo el encuentro, pero la mayor experiencia de Islandia le permitía generar peligro en acciones aisladas, hasta conseguir anotar dos goles. Finalmente el combinado nacional chino no podrá pelear por la China Cup, un torneo creado para que el fútbol siga creciendo dentro del país y para que la selección se sienta importante.

Dominio del balón

La selección de China, plagada de no habituales, sorprendió con un inicio muy prometedor sobre el césped del Guangxi Sports Center Stadium. Tras una serie de va y vienes, el Team Dragon consiguió acercarse con cierto peligro al área islandesa en el minuto 7, toda una declaración de intenciones. Yin Hongbo consiguió deshacerse de su marcador y avanzó hasta que vio como su compañero Hui Jiakang se desmarcaba para recibir el pase dentro del área. El zaguero Saevarsson estuvo atento y mando a córner la que pudo haber sido la primera gran ocasión del encuentro.

Como era de esperar, Islandia reaccionó pronto y en el 14′ estuvo a punto de adelantarse en el marcador. Bjarnason centró al espacio desde la derecha para que, llegando desde atrás, Siguroarson pudiera disparar a puerta. Lo que parecía gol fue bloqueado por Gao Zhunyi, que se lanzó con todo.

El toque que il maestro Lippi le está dando a la selección de China se palpaba sobre el terreno de juego. Unas pocas sesiones de entrenamiento le bastaron para que un grupo de jugadores novatos, internacionalmente hablando, entendieran el concepto de juego de hoy en día. Balón sacado desde atrás, movimiento del balón con pases precisos y sin precipitarse y desequilibrio por las bandas. Precisamente con este último punto China generó una nueva ocasión de peligro. Fan Xiaoding se marcó una jugada personal, con caño incluido, para zafarse de Jónsson, que acabó zancadilleando al defensa del Changchun Yatai. Corría el minuto 30 cuando Yin Hongbo botó la falta en dirección al corazón del área para que allí, Mao Jianqing rematara de cabeza. Pese a la buena intención, el delantero del Shanghai Shenhua envió el balón fuera.

El primer tiempo de la selección de China fue espectacular, completamente distinto a lo que nos tenía acostumbrados. Antes de llegar al intermedio, el Team Dragon tuvo el gol en las botas de Yin Hongbo y Deng Hanwen, pero al primero le detuvo su disparo, dentro del área, el meta Hálldorsson, mientras que el segundo disparó por encima del lagruero.

Se impone la lógica

El encuentro se reanudó con una China pletórica y muy convencida, pese a ello, a Islandia se la veía tranquila, aún quedaban minutos y podían esforzarse más.

Los hombre de Marcello Lippi siguieron el mismo guión durante los primero minutos del segundo tiempo, pero una jugada que parecía no llegar a nada, finalizó con un gol en contra. Bjarnason recibió un balón en la banda izquierda que controló y, tras barajar opciones, decidió centrarlo al área. Allí lo recogió Sverrisson, que se dio la vuelta, ante un pasivo Yang Shanping, para rematar a puerta. Su disparo fue salvado por Chi Wenyi, pero el rechace le cayó franco a Finnbogason y no falló. El delantero del Horsens tan sólo tuvo que empujar el balón para hacer subir el 0-1 al marcador en el minuto 64.

La selección de China no dejó de competir, pero el cansancio iba haciendo mella en sus jugadores, que sabían que a estas alturas de partido era muy complicado remontarle un gol a Islandia. Por su parte, Our Boys siguieron jugando sin prisas y seguros de si mismo. Tanto, que en los últimos minutos sentenciaron, más, su pase a la final de la China Cup.

Con una China con las líneas muy separadas, Islandia cortó un contraataque para que Finnbogason asistiera a Sigurdarson, que avanzó solo hasta llegar al área y poder disparar a puerta sin demasiada oposición. Era el minuto 88 y la cara de Marcello Lippi era una mezcla entre “estamos haciendo las cosas bien” y “queda mucho por mejorar”.

Final de consolación

Aunque se trata de un premio mínimo, la selección de China debe mostrarse igual en el partido por el tercer y cuarto puesto que le enfrentará a Croacia el próximo sábado 14 de enero. Un día después, los combinados de Islandia y Chile buscarán coronarse como primer campeón de la China Cup.

Anuncios

Un comentario en “China, voluntad sin victoria

  1. Pingback: China es tercera en la China Cup | Super Liga China

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s