El primer título de la temporada

La Supercopa abre la temporada futbolística de 2017 en China. Para empezar, Guangzhou Evergrande y Jiangsu Suning buscarán alzarse como supercampeón en un duelo que va camino de convertirse en clásico.

Ya ha habido partidos de Copa China a nivel amateur y los dos protagonistas ya han jugado, y ganado, en la Champions Asia. Sin embargo, la Supercopa de China es el inicio de la fiesta para un país en el que el fútbol ha pasado a ser primordial. El primer título de la temporada 2017 se lo jugarán los que fueron los mejores en la pasada temporada. El Guangzhou Evergrande se alzó con un doblete, liga y copa, mientras que el Jiangsu Suning no tuvo más remedio que conformarse con ambos subcampeonatos.

Mañana en Chongqing, a las 13:00 pm, el campeón querrá demostrar que sigue siendo el rival a batir, mientras que el aspirante peleará para empezar a cambiar un dominio cantonés que se extiende desde hace seis años.

Una rivalidad creciente

En la Super Liga China, además de derbis locales o provinciales, hay varios partidos interesantes por la rivalidad de los contendientes, ya sea histórica, por nombre, por la calidad de sus jugadores, etc. Desde la temporada pasada entre el Guangzhou Evergrande y el Jiangsu Suning se instaló una inevitable, ya que eran (y por ahora lo siguen siendo) los dos equipos más potentes del campeonato.

Desde la temporada 2011 el Guangzhou Evergrande se ha erigido como el rival a batir. Sus seis títulos ligueros, más dos Champions Asia y dos Copas de China (tal vez un trofeo menor a ojos de los cantoneses), dan fe de ello. La pasada campaña la Super Liga China vivió una revolución que se ha mantenido, e incluso superado, en el mercado de fichajes invernal.

El éxito del Guangzhou Evergrande quiso ser imitado por el resto de clubes con capacidad monetaria para hacerlo y entre ellos se encontraba el Jiangsu Suning. Las incorporaciones de Alex Teixeira y Ramires (50 y 28 millones de euros), daban fe de ello. La compra del equipo de Nanjing por parte de Suning Group le elevó a la categoría de candidato al título, algo que al equipo le quedaba muy grande temporadas atrás.

De ahí, llegó el momento en que Guangzhou Evergrande y Jiangsu Suning se encontraron solos peleando por el título, pero todo terminó igual y la experiencia y regularidad de los de Canton superó a la ambición instantánea del nuevo rico.

Los precedentes

La pasada temporada pudimos disfrutar de hasta cinco enfrentamientos entre el Guangzhou Evergrande y el Jiangsu Suning.

El primer envite se dio en el mismo escenario y competición que mañana, la Supercopa de China 2016. Hace, prácticamente, un año el Guangzhou Evergrande se imponía por 2-0 en el césped del Chongqing Olympic Sports Center a un Jiangsu Suning del que se esperaba más. La pareja Huang Bowen – Ricardo Goulart fue determinante. El chino asistió y el brasileño se encargó de materializar los goles en el primer tiempo. A ellos se les añadió un Paulinho estratosférico (cuajó un inicio de campaña espectacular) y una serie de jugadores que se plantaron para enseñar quien mandaba.

La liga los volvía a citar en la décimo cuarta jornada, esta vez en el Tianhe Stadium. Con ambos equipos más rodados, el Jiangsu Suning ejercía de visitante con la necesidad de ganar y estrechar la distancia con su rival, líder desde la sexta jornada… y hasta el final. Pero se volvía a repetir la historia, ya que dos goles en el primer tiempo (Alan y Goulart), dejaban los tres puntos en Canton.

Cada uno fue haciendo su camino hasta la última jornada, donde se volverían a encontrar. La liga ya era propiedad del Guangzhou Evergrande, sin embargo, para el Jiangsu Suning, segundo clasificado, era un partido moralmente clave de cara a la venidera final de Copa China. Esta vez si, el equipo de Nanjing consiguió la victoria, contra un rival suplente, con dos goles en los minutos finales (Xie Pengfei y Hong Jeong-Ho).

Días después, la Copa China volvió a caer del lado cantonés. Tras empatar 1-1 en la ida, el Jiangsu dominaba en la vuelta por 2-1, hasta que en el minuto 81 Huang Bowen ejerció de lo que es, un crack, e igualó la contienda para que el Guangzhou Evergrande se llevara el título por el valor doble de los goles fuera de casa. Un duro gole para los Teixeira, Roger, Wu Xi, Li Ang, Gu Chao…

Dos equipos a batir

Tras un mercado de fichajes enfermizo, Guangzhou Evergrande y Jiangsu Suning llegan a esta Supercopa de China sin haber hecho estallar el mercado. Ambos equipo equipos han incorporado a jugadores nacionales jóvenes y de mediana edad, pero no han fichado a ninguna estrella extranjera (aunque quedan días de mercado, no se espera que lo hagan). Este es el punto que los hace diferentes, que los hace mejores al resto, la no necesidad de reforzar algo que ya esta bien.

La base creada por el Guangzhou Evergrande durante estos últimos seis años es inigualable de forma rápida e inmediata y, por su parte, la inversión del Jiangsu Suning la pasada temporada hace que haya podido trabajar con el mismo grupo durante todo un año y la pretemporada. El equipo de Nanjing está lejos de los logros de su rival, pero al menos se ha comportado como un grande y no como uno que quiere serlo y sabe que no lo va a conseguir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s